sábado, 13 de febrero de 2016

Pasión eterna



Mi piel erizada. Tiembla.
Resbala sedosa. Niega.
Cautiva en la noche
buscando tu esencia.

Te rozo en silencio,
y en silencio, tú tiemblas.
Tu cuerpo desnudo
se viste de estrellas.

Tus ojos clavados
en mi alma serena,
tan negros, profundos,
cautivan mis venas.

Mis manos viajan
por nubes y estelas
sudando en la noche,
agarran, aprietan.

Sentidos que luchan
con pasión eterna
los cuerpos se funden
con hilos de seda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario